Parque Natural Hoces del Río Riaza

Parque Natural Hoces del Río Riaza

Longitud aproximada: 14,5 kilómetros.

Duración: 5-6 horas.

Desnivel: altura máxima 1149 m. altura mínima: 870 m.

Carácter: senderismo y bicicleta de montaña en la totalidad del recorrido.

Lugares de interés:

  • Maderuelo
  • Ermita de moral de hornuez
  • Centro de interpretación de las hoces de montejo de la vega de la serrezuela valdevacas de montejo
  • Ermita del casuar
  • Presa del embalse de linares del arroyo

Miradores:

  • Mirador del cerro el alto de valdevacas de montejo

Apuntes botánicos:

  • Sabina albar (Juniperus thurífera)
  • Encina (Quercus rotundifolia)
  • Quejigo (Quercus faginea)
  • Bosque de Ribera:
  • Chopos (Populus sp.)
  • Sauce blanco (Salix alba)
  • Fresno (Fraxinus angustifolia)
  • Plantas aromáticas en los páramos

Las Hoces del Río Duratón fueron declaradas Parque natural en junio de 1989. Unos meses después, en octubre de 1990 fue declarado zona Z.E.P.A. (Zona de Especial Protección para las Aves). Las Hoces del Río Riaza fueron declaradas Parque natural en Diciembre del año 2004. Previamente en agosto del año 2000 fue declarada Zona de Especial Protección para las Aves e incluida en la propuesta de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) para la Red natura 2000.

Cualquiera que se deje caer por estos dos espacios naturales comprenderá rápidamente por qué gozan, hoy en día, de tales figuras de protección. Su especial orografía, que favorece la existencia de un microclima en el fondo de sus cañones y su excepcional estado de conservación han hecho posible la existencia de una larga lista de especies animales y vegetales que viven adaptadas a este medio. El "Catálogo de Vertebrados de las Hoces del Río Riaza", por poner un ejemplo, está constituido por 313 especies; 11 de peces, 11 de anfibios, 15 de reptiles, 231 de aves y 45 de mamíferos (Junta de Castilla y León. Servicio Territorial de Medio Ambiente). En cuanto a la vegetación ésta no le va a la zaga, destacando 4 zonas bien diferenciadas: la paramera, encinares y quejigares, los cortados con algunos endemismos ibéricos, y el fondo del valle y cañones al que hay que sumar una zona de pino resinero asentada sobre arenas de origen eólico en el caso de las Hoces del Río Duratón.

Sin embargo, el rey y señor indiscutible de estas hoces ha sido y es el buitre leonado. Su figura altiva y poderosa domina los cielos de estos espacios en cualquier época del año dominando desde la altura todo su señorío. Fue en la década de los 70 del siglo pasado cuando se constituyó el refugio de rapaces de las Hoces del Río Riaza de la mano de uno de los más grandes comunicadores de la naturaleza de nuestro país, el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente y ges- tionado hasta nuestros días por el Fondo Mundial para la naturaleza WWF/Adena España.

Estos dos espacios maravillosos fueron habitados por el hombre desde épocas muy remotas como así lo atestiguan numerosos yacimientos desde el neolítico 3.000 años a.C. Muchos son los factores que favorecieron el asentamiento de poblaciones humanas a lo largo del tiempo. Sin embargo existen sitios especiales donde las energías telúricas son más poderosas y se manifiestan a través de puntos muy concretos que hoy interpretamos como mágicos. San Frutos del Duratón y la ermita del Casuar en las Hoces del Río Riaza son dos de estos puntos. En el mismo San Frutos se ha especulado con la existencia de un templo romano. ¿Qué era lo que hacía que en aquellos tiempos una persona se retirara en espacios tan desolados?. ¿Era la búsqueda de Dios a través de esas energías que emanan de las profundidades de la tierra?. Posiblemente nunca lo sepamos con certeza, pero las emociones que se apoderan de mi alma y mi cuerpo cada vez que vuelvo a estos lugares seguro no son muy diferentes de las que sintieron aquellos anacoretas en los albores del año 1000, en los albores del fin del mundo.

 

Descripción del itinerario

En este recorrido que proponemos por el parque natural enlazaremos con varios itinerarios señalizados para alcanzar el río riaza por un recorrido de los más completos y bellos de cuantos componen la red de sendas del parque. Pero antes de echar pie a tierra será condición aconsejable y casi indispensable visitar la Casa del Parque de Montejo de la Vega en donde además de recopilar diversa información, entender la génesis que ha originado las Hoces del Río Riaza, conocer las distintas formaciones vegetales y animales que habitan en este singular espacio, nos informarán sobre las condiciones de visita de las distintas sendas y posibles restricciones debidas a la época de cría de las aves.

El Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega de la Serrezuela fue creado en la década de los años 70 debido fundamentalmente al constituir una de las colonias de buitre leonado más importantes de europa. Desde entonces y gracias al esfuerzo y entusiasmo de un nutrido grupo de naturalistas, ornitólogos y amantes de las hoces, el refugio se consolidó y aumentó el número de estas aves que anidaban en sus agrestes roquedos. Sin embargo el futuro de esta especie en el parque natural de las hoces del río riaza no está ni mucho menos garantizado. El censo de vertebrados que año tras año se realiza en este espacio, ha puesto de manifiesto un descenso en el número de ejemplares de esta especie en los últimos tiempos y es que son numerosos los peligros que acechan a los buitres. Quizás los más importantes sean el descenso de muladares o comederos donde esta especie se alimentaba amén de un descenso de la cabaña ganadera tradicional asociado a la prohibición de abandonar los animales muertos en el campo, envenenamiento, líneas eléctricas de alta tensión y los modernos parques eólicos. Por ello este espacio recobra una importancia fundamental en la pervivencia del buitre leonado no sólo en la provincia de segovia sino a nivel nacional e internacional.

Una vez realiza la visita a la casa del parque nos dirigiremos hasta el cercano y encantador pueblo de Valdevacas de Montejo situado a escasos 4 kilómetros. Una vez aquí seguiremos el itinerario pr-sg- 8, de la red de sendas habilitadas en el parque y que nos conducirá en apenas 30 minutos hasta el mirador del Cerro el Alto. sierras de neila, picos de cervera y urbión son fácilmente divisables desde este estratégico punto. los versos de campos de castilla de antonio machado viajan ladera abajo haciendo suyo el paisaje casi inabarcable a la vista. Descenderemos del alto del cerro volviendo sobre nuestros pasos hasta valdevacas donde enlazaremos ahora con el itinerario prc-sg-7 que nos conducirá hasta las ruinas del Convento del Casuar por el paraje denominado valdecasuar. discurre el camino en suave y agradabilísimo descenso encañonándose a medida que perdemos altura, en un espectacular paisaje.

P. l. siguero llorente en su "Significado de los nombre de los pueblos y despoblados de Segovia" postula que casuar deriva de cova suar, es decir "cueva de adsuar" y éste del vasco adsuar. Citando a este mismo autor covasuar fue donado por Fernán gonzález al monasterio benedictino de san pedro de arlanza en burgos en el 931. Textos antiguos nos hablan de una población en torno al monasterio que se despobló en el siglo Xviii. Sea como fuere el tiempo hizo presa de sus muros y lo que otrora fuera lugar de culto y devoción hoy es un edificio en ruinas que ha perdido la cubierta de la nave principal y que a duras penas se mantiene en pie. Declarado bien de interés cultural en 1.997, goza hoy de un halo mágico y místico que hace evocar en la mente de quien por estos cañones se adentra, tiempos pasados perdidos en la nebulosa de la memoria de los hombres.

Después de dejarnos seducir por el encanto del lugar y haber visitado la ermita, en este punto enlazaremos con el itinerario pr-sg-6 o senda del río que como su propio nombre indica sigue el curso de éste aguas arriba hasta la presa del embalse de Linares del Arroyo. Durante este último tramo de nuestra ruta viajaremos por el fondo del valle, escoltados en los primeros metros por una frondosa vegetación de encinas. Pero todavía nos reserva este itinerario una sorpresa más y es la contemplación del impresionante viaducto, que atraviesa las hoces, de la línea de ferrocarril de madrid a irún.

El muro de la presa del pantano de linares se yergue ante nosotros, gris en toda su inmensidad. Al igual que las aguas del río, corta nuestros pasos hacia la cercana población de Maderuelo. Se hace pues inevitable volver la vista atrás para inundar nuestros ojos, una vez más, de la belleza de un espacio único en la provincia de segovia por su importancia ecológica, económica y social para los habitantes de la comarca y que es responsabilidad de todos, administraciones públicas, visitantes y habitantes de los pueblos cercanos, proteger.

  • Dónde. Hasta montejo de la vega de la serrezuela se llega desde la a-1 (autovía de burgos) cogiendo la sg-v-9321 a la altura de pradales, una carretera estrecha y en no muy buen estado que nos deparará un encantador viaje atravesando las localidades de villalvilla de montejo y villaverde de montejo. un itinerario para ir sin prisas y disfrutando de la belleza del paisaje.
  • Cuándo. En la casa del parque de las hoces (teléfono 921 532 317 en horario de 10 a 19 horas del 1 de junio al 30 de septiembre y de 10 a 18 horas del 1 de octubre al 31 de mayo) nos podrán informar de las limitaciones y sendas afectadas sobre todo en época de cría de las aves y que deberemos tener muy en cuen- ta a la hora de planificar nuestro itinerario. por otro lado cualquier época del año es aconsejable siempre y cuando tengamos en consideración las medidas básicas y necesarias para afrontar la ruta con comodidad.
  • Quién. Trazado lineal y en terreno descendente y llano que lo hacen asequible para cualquier persona.
  • Cartografía. Hoja 375-iv escala 1:25.000 del instituto geográfico nacional

 

riaz_1.jpgriaz_2.jpgriaz_3.jpgriaz_4.jpgriaz_5.jpgriaz_6.jpg