Martín Muñoz de las Posadas

Martín Muñoz de las Posadas

Los orígenes de Martín Muñoz de las Posadas se atribuyen a Martín Muñoz, noble caballero burgalés, que a finales del s. XI.

Después de participar junto a Rodríguez Díaz de Vivar “El Cid” ayudando al rey Alfonso VI en la reconquista de Toledo a los árabes, le fue adjudicado este asentamiento, con antecedentes de población mozárabe y beréber; siendo esta la forma de consolidar los territorios recuperados y mostrar el agradecimiento del Rey hacia sus colaboradores.

Esta población se encuentra en el antiguo Camino Real entre Madrid y Valladolid, siendo lugar de parada obligada para el descanso; existiendo casas destinadas al servicio del alojamiento (posadas).

Formó parte del Sexmo de Posaderas, agrupaciones administrativas, dentro de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia; la característica principal de las poblaciones pertenecientes a este Sexmo fue la de dar servicio de yantar y posada. Se tienen registros de la existencia de Sexmos desde el s. XIII.

El Cardenal Diego de Espinosa y Arévalo es el personaje de mayor relevancia nacido en esta Villa; entre otros desempeñó: el cargo de Presidente del Consejo Real de Castilla y Primer Consejero del Rey Felipe II. Durante su etapa de gobernante en la Corte, a petición suya, el Rey Prudente concedió a su pueblo natal el título de Villa, mercado semanal los lunes y una feria franca anual en septiembre durante nueve días (Cédula Real del 7 de septiembre de 1569 en el Archivo Nacional de Simancas).

Además, forman parte de su legado en nuestra Villa: la ampliación de la iglesia parroquial y la construcción del palacio renacentista con su nombre.

 

Qué Ver

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción Iglesia resultado de la evolución de una antigua construcción del s. XI, situada en la parte norte de la plaza semiporticada de la Villa, reúne un conjunto de diferentes estilos arquitectónicos, siendo la parte de crucero y cabecera la última construida, su autoría se le atribuye a Rodrigo Gil de Hontañón. Tiene planta de cruz latina en una sola nave, destaca la bóveda del crucero y cabecera poligonal; varias son las capillas en el interior de la nave. Tres puertas nos permiten el acceso, igualmente muestras de tres épocas diferentes.

 

Además de sus diferentes estilos arquitectónicos, contiene relevantes obras de arte:

En la Capilla Mayor se encuentra la escultura del Cardenal, realizada por Pompeio Leoni; un retablo compuesto de predela, tres cuerpos y tres calles, más ático y culminación, hecho según las doctrinas de la escuela de Francisco Giralte a finales del s. XVI. En la pared norte de la nave, recibiendo al visitante, está situada la obra pictórica realizada por El Greco, denominada El Calvario. En el atrio y pared sur de la nave, existen pinturas murales del s. XIII, descubiertas en las obras de restauración a partir de 1980.

Desde principios del s. XXI, los vanos de sus ventanas, contienen vidrieras formando un conjunto iconográfico diseñado y realizado por el artista vidriero segoviano Carlos Muñoz de Pablos.

 

Palacio del Cardenal Espinosa

Palacio ubicado en un lateral de la Plaza Mayor; obra finalizada en el año 1572 y atribuida a Gaspar de Vega. Edificio estructurado en planta rectangular con dos torres en sus extremos que culminan en chapiteles empizarrados al estilo de la época. Sobresale en su fachada la portada, destacando en lugar privilegiado el escudo de armas reales de Felipe II, acompañándole en su parte inferior, a ambos lados, el escudo del Cardenal Espinosa.

Patio interior de planta cuadrada y estilo renacentista, galería en planta baja formada por: arcos de medio punto y columnas dóricas; la superior es adintelada con antepecho de balaustres y columnas jónicas apoyadas en zapatas y friso ornamentado con una serie de tondos.

La comunicación entre plantas se hace a través de una elegante escalera, formada por tres tramos y peldaños de una sola pieza. Sus rincones sorprenden al visitante, los interrogantes se suceden tratando de encontrar a los personajes, que en época pasada habitaron este emblemático palacio. Plaza Mayor Centro neurálgico de la vida del pueblo, continuo lugar de paso y estancia; aquí se han protagonizado importantes ferias y mercados. Lugar de encuentro de su población para sus reuniones sociales; testigo en todas sus épocas de las numerosas muestras de agradecimiento manifestadas por sus visitantes, revelando su buena acogida.

Por su amplia extensión, próxima a los 4.000 m2, está dispuesta para la realización de diferentes eventos: parada de vehículos, grabación de spots publicitarios, rodaje de películas, exhibiciones culturales folclóricas, festivas...

Asociaciones de amigos del caballo desarrollan sus concentraciones de carácter anual. En recuerdo a épocas anteriores, se organizan anualmente recreaciones de mercados medievales y renacentistas, con asistencias de numerosos artesanos y productos agroalimentarios. Dispone de una zona enlosada de granito, donde los grupos de baile encuentran su espacio idóneo para demostrar sus habilidades.

 

Fiestas

Esta Villa organiza en el transcurso del año diferentes fiestas populares: Aguederas, carnavales, patronales y romería veraniega.

 

Fiestas de las Aguederas

Conmemorada por su cofradía formada por mujeres, todas ataviadas con sus trajes regionales celebran su festividad con gran entusiasmo y animación.

 

Fiestas de Carnaval

Se celebran sin interrupción, desde tiempos ancestrales y como protagonistas principales son los quintos correspondientes, manifestándose con máximo entusiasmo en estos eventos.

 

Fiestas en honor a la Virgen del Desprecio

Como patrona de la Villa son las fiestas principales, coinciden con la Pascua de Pentecostés y tienen una duración de cinco días; su programa abarca festejos taurinos con encierros, bailes, actos sociales y religiosos; sobresale la tradicional procesión con la Virgen por varias calles, participan numerosas personas bailando las jotas castellanas en la tarde noche de su “Día Grande”.

 

Fiestas en honor a Sta. María de la Cabeza

Tiene lugar el primer fin de semana del mes de agosto, precedida de la Semana Cultural, un conjunto de actos culturales, sociales y religiosos configuran esta festividad, finalizando el domingo con la romería a su ermita de Ntra. Sra. de las Torres, situada en el paraje hortícola denominado “El Navego”.

 

Rutas de senderismo

El entorno de la Villa dispone de lugares y rincones excepcionales para la práctica del paseo, senderismo y rutas en bicicleta o a caballo. Posee en su término municipal zonas de cultivos de cereales, pinar, arboleda, monte, existiendo pequeñas lagunas y charcas. El cauce del río Voltoya atraviesa por su zona sur, ofreciendo lugares de visita obligatoria: chopera, puente medieval con antiguo molino hidráulico, zona de huertas...

En la actualidad es frecuente el desarrollo de rutas organizadas por las distintas asociaciones culturales existentes. Destacamos algunas de las más atractivas para el disfrute de la naturaleza, teniendo como punto de partida la plaza de la Villa y como destino:

El puente sobre el río Voltoya Junto al antiguo molino. Iniciando la ruta desde las piscinas municipales, pasando por los parajes de El Salmoral, la cuesta de San Blas y la Dehesa. Fuente del Herrero Con recorrido por el camino del Soto pasando por la charca del Herrero hasta concluir en su fuente, lugar situado entre pinares, en épocas pasadas utilizada como lavadero; actualmente habilitada como parque recreativo, con dotación de zonas de entretenimiento infantil y pistas para la práctica de juegos autóctonos.

En sus recorridos se pasa por campos destinados al cultivo de hortalizas, actividad relevante en décadas precedentes en la economía de su población, con gran calidad de sus productos contrastadas por los mercados de las capitales próximas.

 

Gastronomía

A parte los productos de la huerta, destacamos la cocina popular. Existe panadería con su horno, donde se pueden asar extraordinarios corderos criados con el pasto de los campos que nos rodean; contando con los productos de la matanza del cerdo y bollería tradicional.