Hontanares de Eresma

Hontanares de Eresma

Hasta el siglo XIX se llamó solamente Hontanares. En 1247 se llamaba Fontanares. Lugar donde nacen los pozos artesanos, fuentes, manantiales, etc. De fontana acqua, fuente de agua, en latin vulgar se abrevió a fontana, fuente.

Es uno de los pueblos de menor extensión de la provincia, 6,13 km2, pero convertido en los últimos años en zona residencial por su proximidad a Segovia es Hontanares. Al lado del río que le da apellido y en un valle formado por este curso fluvial, el nombre del pueblo procede de la abundancia de manantiales de los que existía al menos una decena: Fuente Real del Caño, de los chorros, del Chopo, Bones de Valdesanchas, del Aguapreñal, de los Horcajos, Valhondo, del Cura, del Regajo, o Tabanera.

En este pueblo se escribió 'La alcaldesa de Hontanares', una obra con la que se inauguró en 1919 el teatro Juan Bravo de Segovia. El escritor y el compositor, los hermanos Rincón, hijos de un célebre notario de Segovia (Luis Rincón), vivían en una finca del pueblo llamada El Jardín.

Junto al casco urbano se encuentra el trazado de la vieja vía férrea entre Segovia y Medina del Campo, y donde existió apeadero en donde a día de hoy se ha convertido en la Via Verde, un lugar muy utilizado para paseos tanto en bici como caminando. El nuevo corredor se encuentra más alejado de este pequeño pueblo del que son característicos los judiones que se cultivan en las riberas del río.

En un extremo del casco se conserva un viejo potro de herrar, que data del siglo XIX y que ha sido recuperado como elemento ornamental.

En el interior del viejo casco urbano se levanta la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, creada en el siglo XVII y que tiene en su interior un órgano del XIX. Los vecinos celebran sus fiestas patronales en honor al Patrocinio de San José, el tercer fin de semana después del Domingo de Pentecostés y a Nuestra Señora de la Asunción en agosto.