Fresno de Cantespino

Fresno de Cantespino

Los vestigios históricos de esta villa son amplios, lo que hace pensar que en otros tiempos tuvo cierta relevancia.

Además de restos romanos como la fuente denominada "El Cubillo", que ha proporcionado agua a los habitantes hasta bien entrado el siglo XX, son numerosos los restos de origen visigodo encontrados en su término municipal. Un ejemplo de ello es la necrópolis visigoda localizada en Castiltierra, pedanía de Fresno, que fue objeto de una excavación arqueológica en 1941 y cuyos objetos, muchos de gran valor, se encuentran en el Museo Arqueológico de Madrid.

En Edad Media, la villa tuvo su pleno apogeo cuando llegó a ser cabeza de Arciprestazgo. En 1002 tuvo lugar una batalla en el paraje denominado «El Corporario» contra los árabes, preludio de la derrota de los mismos en Calatañazor, a raíz de la cual se crea el Condado del Campo de la Espina o Candespina. Donde se encuentra observarse los restos de una fortaleza medieval que perteneció a Don Gómez González de Salvadórez, Conde de Candespina, personaje de gran relevancia en la época. En ella se refugió Urraca I de León, antes de su derrota en la batalla del Campo de las Espinas contra su propio marido Alfonso I de Aragón y el conde Enrique de Portugal, en el año 1110.

Desde 1122 a 1136 el rey Alfonso VII "El Emperador" firmó varios documentos en Fresno, lo que indica su estancia en algunas temporadas en la villa. También este lugar es considerado como uno por los que paso el Cid Campeador hacia su destierro.

 

Qué ver

Iglesia de San Nicolás de Bari

La Iglesia Mayor de Fresno fue realizada en honor al patrón del Municipio. De origen románico, con planta de cruz latina, fue objeto de posteriores modificaciones y ampliaciones desde el siglo XVI al siglo XVIII.

Su mayor tesoro es su pila bautismal de estilo románico y su retablo barroco. Su esbelta torre aporta un bello perfil a la Villa que puede verse a kilómetros de distancia.

 

Ermita de La Cerca

Realizada junto a las antiguas murallas de la fortaleza a las cuales debe su nombre, es un templo de una única nave. En su interior se guarda una imagen de Cristo crucificado, denominado Santo Cristo de la Cerca que data del siglo XVIII, de gran belleza y dimensiones, al cual los habitantes prestan gran devoción y es parte fundamental de las procesiones de las Fiestas Patronales.

 

Fiestas

Fiestas patronales, 6, 7 y 8 de septiembre

Romería en Honor al Cristo de la Cerca, segundo fin de semana de mayo

Exaltación de la Santa Cruz, 15 de septiembre

San Nicolás de Bari, 5 de diciembre