Castillo de Sepúlveda

El castillo, marca el límite de las murallas de la Villa, es uno de los lados menores de la Plaza Mayor.

Adosado a la parte inferior de sus torreones un edificio del s. XVIII, con balconada corrida, soporta el “Reloj de la Plaza”. En este edificio se realizan actualmente exposiciones culturales; y desde su balconada se lanza el “chupinazo” anunciador del inicio de la Fiestas de los Toros. Es posible seguir el trazado de la muralla en algunas zonas, como en el tramo llamado Trascastillo y en la zona del Postiguillo. Se conserva alguna de sus Siete Puertas. A la entrada de la calle que lleva al santuario de Ntra. Sra. de la Peña se encuentra la llamada Puerta del Azogue que también se la conoce como del Ecce Homo. A las afueras, camino del Parque Natural de las Hoces del río Duratón, se observan los restos de la Puerta de la Fuerza, de la que parte una calzada romana que desemboca en el puente de Picazos. En el barrio de San Esteban se encuentra la Puerta del Río, junto a la hornacina de la Virgen de las Pucherillas.