Villaseca

Villaseca

En plenas Hoces del Duratón nos encontramos Villaseca. Un lugar donde existen dos yacimientos visitables: la Cueva de los Siete Altares y las Ruinas del Priorato de San Frutos del Duratón.

 

Cueva de los Siete Altares

En el cañón que forman las Hoces del río Duratón en tierras de Sepúlveda se localizó, en los inicios de la Edad Media, una notable concentración de ermitaños. Entre los lugares donde se refugiaron estos monjes y donde se practicó el culto cristiano, destaca una iglesia o capilla rupestre conocida como la Cueva de los Siete Altares que, aparentemente, constituye uno de los lugares de culto cristiano conocidos más antiguos de la zona, probablemente de época visigoda. La cueva es de muy reducidas dimensiones, apenas un covacho que presenta tallados en la roca caliza de una de sus paredes cuatro altares u hornacinas que, en todos los casos, semejan arcos de herradura y se encuentran decorados con decoraciones geométricas talladas o grabadas en la propia roca y resaltadas con pintura roja.

El lugar se encuentra protegido por una reja que no impide la contemplación de los restos arqueológicos, y cuenta con un atril con información sobre las características del lugar y sus referencias históricas. En el exterior puede apreciarse una quinta hornacina, de aspecto más sencillo que las interiores, así como los soportes para una posible cubierta o techado tallados en la roca.

 

Acceso y condiciones de la visita.
  • La cueva se abre en la pared de la margen derecha del río Duratón, un centenar de metros agua arriba del puente que atraviesa el río en la carretera de Sebúlcor a Villaseca.
  • El acceso no es sencillo, dado que hay que trepar el roquedo, y se complica algo más en la bajada.

 

 

Ruinas del Priorato de San Frutos del Duratón

Se encuentran en el lugar más visitado, por la espectacularidad del paisaje y de los cortados del cañón del río, del Parque Natural de las Hoces del río Duratón.

Esta pequeña comunidad monacal dependía del Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos).

Junto con su iglesia románica, consagrada en el año 1100 y colocada bajo la advocación de San Frutos, patrón de Segovia, pueden recorrerse las ruinas del priorato, con las estancias de los monjes, cocina, refectorio (comedor) etc. y, en la parte exterior del conjunto y junto al ábside de la iglesia, se descubre el antiguo cementerio, compuesto por tumbas talladas en la roca, con la cabecera marcada, lo que les confiere un aspecto antropomorfo, y que deben situarse, cronológicamente, en los inicios de la Edad Media. El conjunto cuenta con señalización y atriles didácticos.

 

Acceso y condiciones de la visita.
  • El camino de acceso al Priorato parte de la localidad de Villaseca. Se interrumpe a 1 Km. aproximadamente del conjunto, en el aparcamiento dispuesto por el parque natural. Desde allí, el recorrido debe completarse a pie.
  • El acceso es libre, sujeto a limitaciones que, eventualmente, pudieran imponer los responsables del Parque natural. Es conveniente visitar la Casa del Parque de las Hoces del Río Duratón, en Sepúlveda, donde se recibe información sobre aspectos medioambientales, históricos, etc. de esta zona.

Más información

 

arq_1.jpgarq_3.jpgvilla_2.jpg