Cueva de los Enebralejos

Cueva de los Enebralejos

La Cueva de los Enebralejos está situada a 1 km de Prádena de la Sierra y es la cavidad de mayor desarrollo conocido en el borde norte del Sistema Central.

En ella se reúnen circunstancias desde los puntos de vista espeleológico, arqueológico, geográfico y turístico, además de su importante valor estético.

 

La Cueva

A principios de los años 30, durante unos trabajos de excavación de un pozo para las instalaciones de un cebadero, se descubrió una gran cueva que pronto.

adoptó el nombre del paraje en el que se encontró: “Los Enebralejos”.

La cueva tiene 3.670 m de longitud y está estructurada en tres pisos: galerías altas, medias y bajas o del río, presentando un desnivel de sólo 13 m y adornadas con un espléndido conjunto de concreciones calcáreas: estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas y banderas se suceden a medida que nos internamos en ella.

Nos encontramos con numerosas muestras del uso de la cueva como necrópolis, por nuestros antepasados del Calcolítico, en forma de pinturas y grabados que han sido datados aproximadamente del año 2500 A.C. También formó parte de un importante asentamiento en las primeras fases de la Edad de Bronce. Se han encontrado numerosos fragmentos de herramientas y cerámica, así como grabados y pinturas rupestres en las áreas de enterramiento.

 

El Poblado

En el entorno de Enebralejos se reproduce el ambiente de un poblado prehistórico del inicio de la Edad de los Metales. A través de la visita a las diferentes cabañas, se muestran variados utensilios domésticos y es posible conocer las formas de vida de los habitantes de los Enebralejos, personas que hace más de 4.000 años utilizaron la cueva como lugar sagrado, para rituales funerarios.

 

ene_1.jpgene_2.jpg