Museo de Segovia

El Museo de Segovia abrió sus puertas en 1842, en el palacio episcopal, bajo la tutela de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos, para conservar las colecciones de objetos de arte procedentes de la Desamortización.

A lo largo de su historia aparecerá con diversos nombres: Museo de Pinturas, Museo de Bellas Artes, Museo Provincial y, el actual, Museo de Segovia.

Ya en 1845 la sede del Museo se traslada a San Facundo. No obstante, desde la segunda mitad del s. XIX, las colecciones serían dispersadas progresivamente a diversas sedes, para su exposición o almacenaje (San Facundo, San Juan y Escuela de Artes y Oficios, Casa del Hidalgo y Capilla del Antiguo Hospital de Viejos), hasta que se instala y reúne de nuevo completa en la Casa del Hidalgo y el edificio contiguo, en 1967.

En 1981 la gestión del museo pasa a la Comunidad Autónoma de Castilla y León, aunque la titularidad sigue siendo estatal. En 1991 la colección se traslada a la Casa del Sol, edificio cedido al Estado por el Ayuntamiento, donde finalmente la exposición permanente se abre al público en Julio de 2006, tras años de reestructuración del edificio.

 

Colecciones

La colección del Museo se compone de fondos arqueológicos, etnológicos y de Bellas Artes procedentes de la provincia de Segovia, en su mayor parte. A la primera etapa de funcionamiento del Museo responde la presencia de una amplia colección de pinturas, escultura y artes decorativas, procedentes de la Desamortización del s. XIX. También se fueron sumando algunos epígrafes romanos y medievales, así como fragmentos arquitectónicos de edificios segovianos, a medida que se intensificaron actuaciones edilicias en el casco urbano de Segovia.

Desde la mitad del s. XX los fondos se incrementaron principalmente con piezas arqueológicas y numismáticas, procedentes de las excavaciones desarrolladas en la provincia así como de donaciones y depósitos, gran parte de ellos fruto del trabajo de A. Molinero.

Desde los años 1980 los fondos se incrementan regularmente con materiales arqueológicos resultantes de las actividades de investigación y de urgencia desarrolladas en la provincia, de obligado depósito en el museo; con donaciones y depósitos temporales a cargo de instituciones y particulares; y de compras de piezas por parte del Estado o de la Comunidad Autónoma.

 

Edificio

El edificio se ubica en un espolón del recinto medieval, sobre el río Clamores, entre tres lienzos de la muralla. Si bien parece tener origen en la fortificación, las primeras noticias son de 1452, cuando se documenta un matadero en este lugar. Este uso se prolonga en el edificio hasta 1973. Sobre esta base arquitectónica, la reforma del edificio, desarrollada de forma intermitente entre 1986 y 2006, ha conllevado la creación de un museo distribuido en función de un patio central, con galería, en torno al cual se disponen los diferentes espacios del Museo: entrada y control de acceso, en el ángulo nororiental; salas destinadas a administración, biblioteca y restauración, en el cuerpo occidental; y salas de exposición permanente, en los lados este y norte así como en las plantas superiores y en la galería del patio. Los sótanos del edifico son destinados a acoger un salón de actos, almacenes y espacios de mantenimiento.

El Museo de Segovia tiene un filial, el Museo Zuloaga, cuya sede se encuentra en la iglesia de San Juan de los Caballeros de Segovia.