La Villa

La Villa

Rodeada de imponente masa forestal y silueteada por el espigón interfluvial que forman los ríos Voltoya y Eresma, Coca se muestra al visitante como uno de los asentamientos poblados de manera continua más antiguos de la Península Ibérica.

El solar caucense fue habitado de forma estable en los primeros años del s. VIII a.C. y sus tierras han contemplado gentes de la cultura de Soto (s. VIII-V a.C.) primero, vacceos después (s. V-I a.C.), romanos, aquí nacerá en el año 347, Teodosio El Grande, uno de los tres emperadores romanos de procedencia hispánica, y visigodos más tarde, hasta enlazar la antigua ciudad de Cauca, con la villa de Coca, cabecera de la Comunidad de Villa y Tierra a la que da nombre, ya en los primeros tiempos posteriores a la reconquista (Alfonso VI, 1086).

Coca, en su cuarto milenio, muestra un legado arqueológico y artístico de primera magnitud: verracos prehistóricos, frescos romanos, torres románicas, la mole gótico-mudéjar de su castillo, el más puro de los renacimientos en los sepulcros de la familia Fonseca o el sencillo y majestuoso trazo de escoplo que se detecta en tallas como la imagen de Santa Ana, ya en los duros tiempos que supuso el s. XVII para sus gentes.

 

Más información  www.coca.es