Segovia, Patrimonio Mundial

Segovia, tiene una excepcional oferta monumental, lo que la ha permitido conseguir el reconocimiento de ciudad Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Segovia dispone de abundantes muestras de las distintas culturas y civilizaciones: la época romana, iglesias románicas o góticas, edificios mudéjares... Así como edificios de una gran belleza. Pero Segovia destaca por sus tres joyas de talla mundial: el Acueducto, la Catedral y el Alcázar.

 

 

El Acueducto

El Acueducto de Segovia, imagen de la ciudad de Segovia, es un monumento único en el mundo en su género, gracias a su estructura, a su maravilloso equilibrio y a su buen estado de conservación. En su tiempo sirvió para conducir el agua desde la localidad vecina de La Acebeda a 15 kilómetros hasta la ciudad, pasando por un pequeño edificio de piedra, llamado el desarenador, desde el que se distribuía el agua. No te puedes perder su vista desde el Azoguejo, punto en el que alcanza los 28 metros. ¿Sabías que las piedras no están unidas por ninguna argamasa?

 

La Catedral

La Catedral de Segovia de estilo Gótico, reina la Plaza Mayor, compartiendo epacio con el Ayuntamiento, el Teatro Juan Bravo o la iglesia de San Miguel (desplazada desde su primitiva ubicación en el centro de la plaza, donde fue proclamada reina Isabel la Católica). Además de su impresionante vista exterior, no te puedes perder algunos de los secretos que hay en su interior Catedral, entre otros el primer libro impreso en España.

 

El Alcázar

El Alcázar de Segovia, situado en la salida de la ciudad hacia la villa episcopal de Turégano domina la ciudad de Segovia sumergiéndonos en un cuento de hadas, que ha sido restaudado recientemente.  En su interior, destaca el padio de armas reconvertido en iglesia y la espadaña que da un carácter singular al conjunto de torres y murallas.

Como ves Segovia es una ciudad por descubrir, antes de marcharte no puedes olvidar darte un homenaje y disfrutar de la gastronomía Segoviana, mezcla de tradición y modernidad.