El Casco Histórico

Segovia es una ciudad repleta de historia. Descubre los rincones de su barrio histórico y sumérjete por sus calles.

 

Comenzamos en el Acueducto

Una buena opción para recorrer el Casco Histórico es comenzar en el Acueducto donde podrás sumergirte por varias calles y plazas que te descubrirán monumentos como el Palacio de Mansilla (sede de la Universidad), el Torreón de Arias Dávila, la iglesia románica de San Sebastián o los palacios del Marqués de Lozoya, de Quintanar, del Conde de Cheste, de la Diputación Provincial...

 

La Plaza Mayor y su entorno

Debemos hacer un alto en el camino en la Plaza Mayor, donde se encuentran la Catedral de Segovia de estilo Gótico, el Ayuntamiento, el Teatro Juan Bravo o la iIlesia de San Miguel. Merece la pena dar una vuelta por las calles y callejones que rodean la catedral para contemplar la misma en todos sus ángulos.

Desde aquí nos podemos desviar hacia el barrio de San Millán, donde encontraremos el Mirador de la Canalejaque nos ofrece una gran panorámica de la Sierra de Guadarrama. Poco más allá te podrás encontrar con la Casa de los Picos, el Palacio del Conde de Alpuente, con detalles góticos e interesante esgrafiado (una característica muy peculiar que te encontrarás en numerosas fachadas de la ciudad), y la Alhóndiga.

No te puedes perder uno de los conjuntos urbanos más bellos de Europa: la Plaza de Medina del Campo, en la que se encuentra la iglesia románica de San Martín; al lado, la estatua del comunero Juan Bravo y la Plaza de San Martín. En este conjunto destaca el Torreón de Lozoya.

 

La Judería

Nos adentramos en la judería por la Plaza del Corpus Christi (nombre que lleva la iglesia allí existente), que fue Sinagoga Mayor y cuyo interior ha sido rehabilitado recientemente, recuperándose la decoración propia de su primera condición judía. El paseo por el barrio no te dejará indiferente, destacando rincones como la Puerta de San Andrés, la carnicería, el Centro Didáctico de la Judería (Casa de Abraham Senneor)o el Cementerio Judío

 

El Alcázar

En el extremo del Casco Histórico se encuentra el Alcázar, impresionante palacio que no te dejará indiferente. Antes de llegar, merece la pena que te pares en la Puerta de la Claustra, la única que se conserva de las tres que en tiempos cerraron el barrio de las Canonjías. La casa-museo en la que habitó el poeta Antonio Machado (situada en la calle Desamparados) durante su estancia en Segovia como profesor de francés. O las iglesias románicas de San Esteban (que destaca por su torre) y San Quirce (sede de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce), el convento de las Madres Dominicas, con el histórico Torreón de Hércules; y iglesia de la Santísima Trinidad. Los monumentos aparecen por cada rincón, lo mejor es que lo compruebas por tí mismo.