Itinerario del Camino

El Camino de Madrid a Santiago de Compostela pasa también por la provincia de Segovia para adentrarse en la de Valladolid y desembocar en la provincia leonesa, en la cual se incorpora, en la localidad de Sahagún, al primitivo Camino Francés, que ya sigue desde este punto hasta la catedral compostelana.

El Camino pasa desde la provincia madrileña a la segoviana a través del puerto de la Fuenfría, en la sierra de Guadarrama, con una altitud de 1.796 m. Se considera como el paso natural de la sierra, que fue el más utilizado hasta que en 1788 se abrió el puerto de Navacerrada. Constituyó una importante calzada romana que comunicaba Titulcia, en la provincia de Madrid, y Septimanca (Salamanca).

El descenso del puerto se efectúa ya por la provincia segoviana, donde, entre la enorme espesura de pinares, nos encontramos la primera localidad que, aunque no forma parte del Camino de Santiago, es de interés turístico visitar tanto Valsaín como La Granja de San Ildefonso.

VALSAIN

En este enclave, el rey Felipe II ordenó la construcción de un palacio, en el que nació la princesa Isabel Clara Eugenia, hija del rey y de Isabel de Valois. El palacio, cuya construcción se inició en 1552, fue escenario de días de esplendor, hasta que un devorador incendio lo convirtió en ruinas, en 1697. Estas ruinas han servido para todo tipo de usos, y sobre ellas existe ahora la intención de reedificar el palacio. En el pueblo hay una pequeña iglesia dedicada a la Virgen del Rosario.

Saliendo de Valsaín, enseguida encontramos el que fue Real Aserradero que en 1884 se puso en marcha patrocinado por la Casa Real para el aprovechamiento de la gran riqueza maderera de los pinares. Hoy continúa acrecentándose su importancia.

Puedes visitar:
CENEAM Centro Nacional de Educación Ambiental (Tel. 921 471 744; www.miteco.gob.es/es/ceneam) y el Centro de Visitantes Valle de Valsaín-Boca del Asno (Tel. 921 120 013).

SAN ILDEFONSO – LA GRANJA

El rey Enrique IV, gran protector de Segovia, en 1430, antes de comenzar su reinado, mandó construir una casa y una ermita dedicada a San Ildefonso en un paraje al pie de la sierra llamado Casar del Pollo, casa y ermita que luego los Reyes Católicos cedieron a los monjes jerónimos del Parral.
Aquí está el origen de esta población, reafirmado en 1720 cuando Felipe V adquirió los terrenos y ordenó la construcción del gran palacio, enriquecido posteriormente por la viuda del rey, Isabel de Farnesio, y por Carlos III. El palacio fue rodeado, en una gran extensión arbórea, por unos magníficos jardines (incluidos en 1981 en el Catálogo Oficial de Jardines de Interés Artístico Internacional) en los que se instalaron 26 artísticas fuentes dotadas de unos bellos juegos de aguas, además de cerca de doscientas esculturas de mármol. Pero el Real Sitio ofrece también otros bellos edificios como la Colegiata y antiguas construcciones palaciegas, la Casa de los Infantes y el Cuartel de la Guardia de Corps, convertidos en Parador de Turismo y palacio de congresos, respectivamente. No hay que olvidar la antigua y famosísima Real Fábrica de Cristales.

SEGOVIA

Llega el Camino a la capital de la provincia, primera localidad del Camino en Castilla y León, cuya atracción es universalmente reconocida. Segovia posee el único en el mundo y más sorprendente Acueducto romano que se conserva en su integridad, admiración de propios y extraños. Pero, además, cuenta con otras dos grandes joyas arquitectónicas, la Catedral y el Alcázar. Hay que sumar a ellos una amplia colección de iglesias románicas, numerosos ejemplos de arquitectura civil encarnada por antiguos palacios y casas fuertes, cabe destacar asimismo la muralla y los monasterios del Parral, San Antonio el Real y San Vicente el Real. Antiguas puertas, barrio y cementerio judíos, pintorescos rincones y jardincillos, un impresionante cinturón verde que abraza la zona amurallada y, en extramuros, también otros templos singulares, alamedas, la Real Casa de Moneda, nuevos trazados de caminos por la naturaleza… Como punto final, la exquisita gastronomía, tanto la tradicional como la innovadora.

ZAMARRAMALA 

Desde hace años, este antiguo pueblo figura como barrio anexionado a la capital. Zamarramala es muy   famoso por las fiestas tradicionales que celebra en honor a Santa Águeda. Se nombran alcaldesas que   mandan un día al año, jornada en la que la pequeña localidad recibe miles de visitantes. En la fiesta se   entregan títulos de “Ome bueno e leal”, el “Matahombres de oro” y el de “Aguederas Honorarias”, tras lo   que   se procede a la quema del pelele. Tradicionalmente, en el baile de dulzaina y tamboril solo pueden   participar   mujeres luciendo el manteo típico segoviano.

 VALSECA

La ruta del Camino por la provincia nos acerca a este lugar que citan algunos documentos de 1247. De   antaño data su fama de ser productor de excelentes garbanzos. Su iglesia parroquial, barroca, con planta   de cruz latina, está dedicada a la Asunción. En este lugar nació Pedro González Velasco (1815 – 1885),   médico y antropólogo que con su dinero creó el Museo Antropológico de Madrid.

camino_de_santiago_6.jpg

 LOS HUERTOS

 Cuatro kilómetros más allá está el pequeño pueblo de este nombre, debido a sus numerosas huertas, que   se extienden por un pequeño valle. La iglesia de la Asunción, de traza gótica y separada del caserío por el   arroyo Roda, conserva un interesante retablo barroco de cinco calles.

 AÑE

También modesto pueblecito pero que, gracias a encontrarse en el trazado del Camino de Santiago desde   Madrid, va tomando importancia paulatinamente. Su iglesia de San Juan Bautista, que data de 1408 pero   con numerosas restauraciones, es lo primero que se encuentra a la llegada el peregrino desde la capital.   Hay que señalar que próxima al Camino existe una centenaria fresneda.

 PINILLA AMBROZ

Se tienen noticias de que ya existía esta localidad a mediados del s. XII. Su mayor punto de atención es la   iglesia de San Juan Bautista, que guarda interesantes muestras artísticas y una bella cruz procesional de   plata que data del s. XVI. El nombre, un tanto extraño, aparece en algún documento de 1204 como Penilla   de Ambrosio.

 SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA

Es el núcleo del Camino construido en principal animador del mismo en la provincia, gracias a la asociación   AIDESCOM. Santa María, con algo más de medio millar de vecinos, es cabeza de Partido Judicial. Su origen se remonta a 1392, cuando la imagen de la Virgen de la Soterraña se apareció a un pastor.   Informada del suceso la reina Catalina de Lancaster, visitó el lugar y dispuso la construcción de un   santuario y de una población, que posteriormente recibió beneficios del rey Enrique III, esposo de doña Catalina, y otros monarcas. En tiempos fue la segunda localidad de la provincia, tras Segovia, en la fabricación de paños. Destaca en la villa la iglesia de Nuestra Señora de la Soterraña, con una impresionante portada gótica en su fachada norte. Anejo a la iglesia existe un claustro de un antiguo monasterio cuyas columnas exhiben 87 bellos capiteles con escenas que permiten seguir la vida de la sociedad castellana del s. XV.

En la noche de cada 7 de septiembre se celebra una antigua y bella tradición denominada Ofrenda de los Cirios.

 

camino_de_santiago_5.jpg

NIEVA

Al poco de salir el peregrino de Santa María, se encuentra con la localidad de Nieva, lugar de pinares y viñedos, explotados éstos antaño, aunque posteriormente fue casi desapareciendo su cultivo. Pero en 1989, con la fundación de la empresa Viñedos de Nieva, ha resurgido la viticultura y hoy sus buenos vinos blancos figuran en la D.O. Rueda. Cuenta con uno de los más sobresalientes templos del románico del ladrillo segoviano, dedicado a San Esteban, así como con varias construcciones rústicas de pizarra. En su gran masa de piñas es célebre uno llamado Pino Morgas.

NAVA DE LA ASUNCIÓN

Carlos III, en 1773, concedió a esta localidad el título de villa. Con una población de unos 3.000 habitantes aproximadamente, va consiguiendo un paulatino desarrollo, siempre dentro de un “aire señorial” que le distingue. Hay dos templos, el parroquial, dedicado a la Asunción de Nuestra Señora, y la ermita del Santo Cristo de la Expiración. Destaca en la villa la Casa del Caño, de mediados del s. XVIII, que habitó en tiempos la familia Gil de Biedma, uno de cuyos miembros, el renombrado poeta catalán Jaime Gil de Biedma, está enterrado en la localidad que fue escenario de su infancia y buena parte de su juventud. El Ayuntamiento tiene creado un anual Premio Nacional de Poesía Gil de Biedma.

Destaca también en la villa la Fuente del Obispo, de estilo herreriano y donada al lugar en el s. XVII por fray Sebastián de Arévalo, obispo que fue de Mondoñedo y El Burgo de Osma. Cerca de la fuente se le ha erigido una estatua.

COCA

Ya a punto de terminar el Camino de Santiago a su paso por la provincia, se llega a la villa de Coca, otro importante centro romano nombrado Cauca, cuna del emperador Teodosio el Grande, que cristianizó el imperio. Ofrece al visitante sus murallas y la monumental Puerta de la Villa, tres verracos prerromanos, la Casa de Villa y Tierra construida en ladrillo, la única iglesia que se conserva de las ocho que hubo, la de Santa María la Mayor, calzada y cloaca romanas, el Manantial de los cinco caños, el Hospital de Nuestra Señora de la Merced para atender a enfermos pobres extranjeros y ofrecer albergue a los peregrinos, la Torre de San Nicolás, único vestigio de la iglesia derrumbada a finales del s. XVIII, y el famosísimo castillo mudéjar construido por D. Alonso de Fonseca en 1453 sobre los restos de otra fortaleza. Está protegido por un profundo foso tras el que hay un recinto defensivo y otro interior con sus salones y demás dependencias, en torno a un amplio Patio de Armas. Declarado Monumento Artístico Nacional en 1931, por las gestiones del alcalde Arturo Acosta, en 1954, la Casa de Alba, entonces propietaria, lo cedió al Ministerio de Agricultura, que hizo una total restauración para destinarlo a la Escuela de Capacitación Forestal. En la comarca tuvo gran importancia la explotación de la resina. En Coca también nació el famoso Cándido, Mesonero Mayor de Castilla.

camino_de_santiago_4.jpg

VILLEGUILLO

Es el último pueblo segoviano incluido en el Camino de Madrid a Santiago, que saluda a los peregrinos con un monolito donde puede leerse la frase machadiana “Hacemos camino al andar”. Al paso se pueden contemplar, en la Plaza Mayor, el Ayuntamiento y la iglesia parroquial de San Pedro, de piedra y ladrillo, que guarda una interesante colección de piezas de plata. También hay un torreón datado entre los s. XV y XVI y una casa solariega con blasón.

El peregrino, al despedirse de la provincia de Segovia, se interna en la de Valladolid hacia Alcazarén para seguir hacia Sahagún, ya en el histórico Camino Francés.