Estebanvela

Estebanvela

Estebanvela es una de las pedanías de mayor tamaño de Ayllón, y se sitúa en la rivera del río Aguisejo. En su caserío destacan las construcciones de tonos rojizos, sus suelos arcillosos, las zonas de huerta en las orillas del río.

Fue ayuntamiento propio hasta la década de los 70, junto con Francos, que era su pedanía, para posteriormente agregarse ambos al ayuntamiento de Ayllón. Destacan también algunas casas solariegas de época barroca y de grandes dimensiones. En sus cercanías se encuentra el yacimiento de "La Peña de Estebanvela" que se localiza en la margen derecha del río Aguisejo, (descubierto en 1992) de la época del Paleolítico Superior. En el pasado fueron famosas sus manzanas, peras, nueces y hortalizas por su excelente calidad. Actualmente existe una ermita junto al río Villacortilla, llamada del Padre Eterno, o de la Santísima Trinidad, muy venerada en la comarca y cuya fiesta constituye uno de los puntos de atracción de la zona. 

Qué ver

Iglesia de San Pedro

Es un templo gótico postmedieval construido entre mediados del siglo XVI y principios del siglo XVII. Consta de tres naves rematadas por una cabecera poligonal con capillas laterales. El acceso al templo se realiza por el lado norte, a través de una sencilla puerta con arco de medio punto. A los pies de la nave central se levanta el coro, iluminado por una gran ventana redonda. El órgano, obra del logroñés Esteban de San Juan, se fabricó en 1782.

El sotocoro se destina a baptisterio, con pila del siglo XVI. Las tres naves se cubren con bóvedas de lunetos y sustentadas por arcos de medio punto que apoyan en pilares con medias columnas adosadas. Seguramente la obra de las naves es la segunda fase de construcción que se termina en 1604. En la nave norte se disponen dos retablos: el dedicado a la Virgen de la Soledad con Cristo yacente a sus pies es del siglo XVII, aunque reformado posteriormente. Del siglo XVIII es el que tienen hornacina lobulada con estípites y columnas a los lados. En el remate se dispone una tabla pintada con San Pedro, obra muy anterior. La nave sur alberga cuatro retablos.

La cabecera, construida en sillería, es poligonal y se separa de la nave central con un arco triunfal de medio punto. Dos capillas se disponen a los lados, a manera de cruz. El retablo mayor es magnífico, barroco y enteramente dorado, obra churrigueresca de principios del siglo XVIII realizada por los tallistas Juan Arauz y José Serna con esculturas de Francisco Vega. Consta de tres calles separadas por columnas salomónicas. En las peanas de las calles laterales encontramos las imágenes de San Antón y San Agustín.

En la calle central se sitúa el sagrario, el expositor, en forma de monumental baldaquino y la hornacina con la  imagen de San Pedro. En las capillas laterales encontramos los retablos de San José (1770) y el de la Virgen del Rosario, hecho por Simón y Felipe Yáñez, vecinos de Estebanvela, en 1772. La sacristía tiene su entrada junto a este último retablo y es obra de mediados del siglo XVII, al igual que la torre. También se conserva en la iglesia una imagen tardorrománica de la Virgen con el Niño que estuvo expuesta en la exposición segoviana de la Edades del Hombre, realizada en 2003. Horario de apertura: en momentos de liturgia. Consultar párroco de Ayllón. 

Ermita del Padre Eterno

Situada junto al río Villacortilla, afluente del río Aguisejo, encontramos la Ermita del Padre eterno, de gran advocación en la comarca, y dónde se celebran diferentes romerías. Se encuentra en un paraje natural, rodeada de dehesas, y alejada varios kilómetros de cualquier pueblo. Junto a la ermita hay un área recreativa con bancos, columpios, barbacoas dotadas de campana anti chispas y un pozo. Es un templo barroco de una sola nave rematada con cabecera cuadrangular, con la espadaña situada a los pies. El conjunto es de mampostería reforzada con sillares en los vanos y esquinas. 

Se accede por el lado sur de la nave a través de una puerta de arco de medio punto. En 1898 se le adosó un porche con tres arcos de medio punto, uno a cada lado. Seguramente, en este mismo momento se reforma la puerta. La nave es más baja que la cabecera y se cubre con bóveda de lunetos algo rebajada. Entre los lunetos se sitúan motivos geométricos, como toda decoración. Los tres tramos de bóveda se separan con tres fajones, pintados en tonos ocres. Se abren ventanas en el primer y tercer luneto del lado sur.

El retablo mayor es de estilo neoclásico, de una sola calle con dos columnas a cada lado, y en su parte central se dispone una alegoría de la Santísima Trinidad en forma de triángulo. En la hornacina central se dispone la imagen del Padre Eterno sujetando al Hijo crucificado, sobre el que vuela la paloma del Espíritu Santo. A este santuario acuden cientos de devotos el domingo después de Pentecostés, a celebrar su romería.  Horario de apertura: generalmente los días de romería.

Yacimiento de la Peña de Estebanvela

El yacimiento de la Peña de Estebanvela fue descubierto en 1992. Entre los años 1999 y 2009 se desarrollaron varias campañas de excavación que permitieron conocer en profundidad este asentamiento del Paleolítico Superior, con una cronología que se extiende ente 14.450 y 10.650 BF.

Se encuentra a unos veinte metros de altura sobre el río Aguisejo, en las cercanías del antiguo molino de la Peña. Un panel en mal estado marca el lugar, que está cerrado con una valla metálica para su protección. 

El abrigo se habitaba entre la primavera y el otoño, y se han encontrado restos de hogares, animales deshuesados, y elementos de la industria lítica, aparecen hojas retocadas, puntas, buriles y raspadores. Con hueso se hacían, sobre todo, punzones y agujas, y, en menor medida, azagayas.

Durante las excavaciones se descubrió también un conjunto de cuarenta y tres soportes de arte mueble, decorados con motivos lineales, de carácter simbólico, y zoomorfos, con representaciones de caballos, el animal que más cazaban estos grupos.  En 2009 se inauguró en Estebanvela un centro de interpretación dedicado al yacimiento, cerrado en la actualidad.

Palomares tradicionales y arquitectura industrial tradicional

Estebanvela cuenta con algunos ejemplos de arquitectura tradicional de gran interés, como son sus bodegas, los antiguos palomares redondos, o los edificios industriales asociados al uso del agua, como molinos, fragua y fábrica de harina. Lamentablemente hoy se encuentran en desuso y cada vez más deteriorados.

Las bodegas son un conjunto de diez bodegas excavadas en la ladera del cerro en la que se asienta uno de los barrios del pueblo. Sus características son similares a las de las bodegas de la villa de Ayllón.

La fábrica de harinas ocupa el lugar de uno de los tres molinos harineros con los que contaba el pueblo en el siglo XVIII. Se trata de un edificio de planta rectangular, construido en dos plantas.

La fragua se sitúa al paso de la carretera de Sigüenza, en las cercanías del puente que salva el Aguisejo y une los dos barrios de la población. Se trata de un edificio pequeño, de planta rectangular y una sola planta, que fue la fragua comunal del pueblo. 

Pero sin duda, el elemento más distintivo son los palomares tradicionales variedad de sus formas. Entre estas, abundan los palomares de planta circular. En total quedan al menos diecisiete, en diferentes estados de conservación. Los tejados son cónicos o de un sólo plano inclinado. Siempre se orientan contra los vientos dominantes para facilitar la entrada y salida de las aves. También son frecuentes los palomares que ocupan el sobrado de las casas del pueblo.

El lugar de su ubicación se seleccionaba cuidadosamente, y además de la orientación, debía tenerse en cuenta la proximidad de algún riachuelo, y tanto en Francos, como en Estebanvela y Santibáñez de Ayllón, se construyeron en las laderas de arroyos que vierten al río Aguisejo.

La cría de palomas era una actividad lucrativa, pues nada se desperdiciaba: Los pichones como alimento, el plumón para los ajuares domésticos y los excrementos, la palomina, como fertilizante de gran calidad, ya que es rica en nitrógeno y en ácido fosfórico. Las actuales construcciones se datarían en los siglos XVI y XVII. En toda Castilla, y hasta bien entrado el siglo XVI, sólo podían poseer palomares la nobleza y las órdenes religiosas.

Qué hacer

No existen rutas oficialmente marcadas a tal efecto. Los vecinos suelen utilizar los caminos agrícolas para ir caminando hacia el monte de La Matilla y hasta el paraje de la ermita del Padre Eterno, de gran belleza. 

Área Recreativa de la Ermita de El Padre Eterno

Situado junto al río Villacortilla, afluente del río Aguisejo, encontramos la Ermita del Padre eterno, de gran advocación en la comarca, y dónde se celebran diferentes romerías. Se encuentra en un paraje natural, rodeada de dehesas, y alejada varios kilómetros de cualquier pueblo. Junto a la ermita hay un área recreativa con bancos, columpios, barbacoas dotadas de campana anti chispas y un pozo.

Vega del río Aguisejo

El rio Aguisejo nace varios kilómetros más arriba, en el manadero de Grado del Pico. Estebanvela se sitúa justo en la confluencia del río Aguisejo con el rio Villacortilla, en pleno valle. En sus laderas aparecen encinares, tierras de labor y los famosos palomares. El fondo del valle está ocupado por huertas de gran productividad, divididas por muros de mampostería seca, y poblados por nogales y árboles frutales como los manzanos siendo las manzanas de Estebanvela son muy conocidas en el entorno.

Además, en el valle aparecen escarpes de conglomerados calcáreos, de gran belleza e interés geológico. En el entorno vemos aún restos de parideras y corrales de ganado, y de varios molinos de agua. Junto al río abundan las repoblaciones de chopo canadiense. 

Fiestas y Tradiciones

San Pedro

El Corpus

Las fiestas de Estebanvela se celebran tradicionalmente con motivo de la festividad de la Octava del Corpus, por lo que se celebran una misa y procesión. La celebración cuenta con bailes y orquestas, comidas populares, y juegos para niños y adultos, como el torneo de chito.

Romería del Padre Eterno (domingo antes del Corpus)

Esta romería se celebra en mayo en la Ermita de El Padre Eterno, en una pradera junto al río Villacortilla. Tradicionalmente se pedía por que ese año se obtuvieran buenas cosechas. Es una de las romerías más importantes de la Sierra de Ayllón.